Camino de Rosas, boda intima

Una boda pequeña con encanto en piedra y madera

Es imposible describir el día de ayer de una manera breve, y sin que nos emocionemos al recordarlo todo… Ha sido un día perfecto, cargado de sorpresas, de emoción, de lágrimas, de risas, de música…y en la mejor compañía q se podía tener y con los mejores profesionales con los que podíamos contar para un día tan importante para nosotros…

Así comenzaban los novios un mensaje publico a sus amigos e invitados al día siguiente de la celebración.

Una boda pequeña, íntima, solo para los más cercanos, es algo que muchos desean pero que pocas veces las circunstancias lo permiten.

Angharad y Javier tenían claro que el sitio escogido para su celebración tenia que ser muy especial.

Diciembre, los días son más cortos, hace frío y parece que se busca el calor del hogar. Por ello, era imprescindible que en la decoración estuviesen presentes elementos en piedra y madera para evocar esa sensación.

En cuanto visitaron el hotel supieron que ese era el lugar.

Los jardines, las paredes de piedra; decoración con antigüedades, objetos curiosos y chimeneas en muchas de sus estancias. Hotel Rural Casa Xusto fue el escogido, hasta los niños tuvieron su vaso de leche al despertar.

Una boda con 30 invitados, facilita mucho las cosas pero, a la vez, añade presión ya que todo tiene que ser perfecto.

La decoración de la mesa, mantelería, vajilla, flores, iluminación estuvo muy cuidada pero también la presentación de los platos, elegida con mucho mimo.

Comenzamos con un cocktail de bienvenida, que contaba con un surtido de quesos asturianos, embutidos, canastilla de foie con mermelada de frutos del bosque, mini tostada de bacalao con pisto y así hasta casi 10 entrantes más.

Mini Coctel de gambas
Vasitos de salpicón de marisco

 

 

 

 

 

Crujiente de langostinos

Ya en la mesa y para abrir boca una crema de nécoras, un bombón de merluza relleno de marisco. Después se sirvió un sorbete de mandarina para cortar el sabor y, a continuación, entrecot de ternera asturiana a la plancha. Para finalizar, Tarta de turrón y helado de yogur artesano.

En resumen, el mimo puesto en cada detalle, hizo de esta boda una noche de ensueño”.