_DSF2986

Coctel con aroma Francés.

Ya os hemos hablado de una boda a medida, clásica, organizada en plena naturaleza y sin ningún tipo de servicio. Hoy nos vamos a su antítesis, una boda tipo coctel. Aquella en la que los invitados a penas están sentados, dónde el almuerzo se sirve de pie, los camareros pasan una y otra vez con bandejas y pequeñas porciones de comida para degustar uno y mil sabores, sensaciones, aromas.

Hace unos meses Delphine y Luis confiaron en nosotros para poner de largo su enlace. Ella de origen Francés, el Asturiano, juntarían a sus dos familias, de dos nacionalidades distintas y con diferentes gustos culinarios. Por lo que la prioridad era hacer un guiño a ambos aspectos.

Fue casi un año de trabajo en común con los futuros novios, varias reuniones, encuentros, degustaciones para poder llegar a lo que fue la elección final de todos los elementos que conformarían el evento.

El lugar escogido fue Hotel Rural Casa Xusto, se dispuso de todo el recinto para organizar y alojar a las familias durante varios días. Se decoro el jardín para la celebración al aire libre, el mobiliario, mesas, sillas, manteles, incluso una amplia carpa por si las condiciones del tiempo no permitía servirlo en el jardín. Pero no fue así, hizo un día precioso.

Se desarrollo una decoración floral espectacular que estuvo a cargo de Flores “El Invernadero”.

El número total de invitados rondaba los 200, había una larga carta de pinchos, tapas, fueron necesarios más de 30 personas de servicio para poder tener completamente atendido todo el evento.

Un guiño a la France

Comenzamos con una mesa de quesos mitad Asturianos y mitad Franceses, ibéricos de Joselito y un rincón dedicado a la sidra, pero aquí tampoco queríamos olvidarnos de ese guiño a “La France”, por lo que se sirvió tanto sidra Asturiana como Normanda.

 

 

Se instalaron varias espacios para elaboración en vivo de algunos platos y aquí teníamos: una paella gigante de mariscos, navajas a la plancha, lomos  de bonito del norte a la plancha con cherry y mini cachopinos de solomillo rellenos de queso la peral.

Tenía que existir un momento Barbacoa, en el cual incluimos nuestro entrecot de ternera Asturiana IGP a la parrilla, costillas y criollos.

Pero aunque esto estaba sucediendo en diferentes puntos del jardín, el personal del evento no dejaba de pasar con una gran variedad de aperitivos como la mini tosta de aguacate con gambas, cucurucho de pastel de cabracho caliente, croquetas de jamón ibérico, gambas a la gabardina, pulpo a la gallega, etc.

 

El sabor más cálido llegó de la mano de una crema de nécoras en vasitos individuales y nuestra afamada fabada servida en pequeños cuencos.

Los postres, no podía ser diferentes, una gran variedad entre la que se puede destacar nuestro propio requesón de Abredo, el sorbete de limón al cava y, por supuesto, los increíbles pastelitos de la Pastelería Cabo Busto.

 

La selección de bebidas estuvo muy cuidad por la familia, el champagne Francés no falto y la fiesta duró hasta que el cuerpo aguantó.

Simplement merveilleux